Warning: Illegal string offset 'file' in /home/customer/www/evahernandezramos.com/public_html/wp-content/plugins/monarch/core/functions.php on line 1409

PUBLICACIONES

Know how

La “policía de balcón” y las grabaciones en vía pública

14 May, 2020
La crisis de salud originada como consecuencia del covid-19ha desencadenado un mecanismo constitucional activado tan solo dos veces en la historia de la democracia de nuestro país; el estado de alarma. Y el estado de alarma ha desatado toda suerte de críticas, aplausos, opiniones y también; delitos e infracciones. ¿Cuáles son los más comunes? ¿He cometido alguno sin saberlo? Durante este periodo, nuestra libertad de circulación se ha visto restringida, apareciendo nuevos horarios para nuestro movimiento, y con ellos, determinadas sanciones por incumplimiento del confinamiento o del estado de alarma (que ya veremos en otro artículo hasta qué punto esto es legal). Estas sanciones son impuestas por las autoridades, muchas de las veces sin competencia para ello, pero lo curioso es la aparición de una nueva figura de la vigilancia ante el coronavirus; la “policía de balcón”. Esos entrañables vecinos que se pasan todo el día asomados a la ventana para controlar quien cumple o no con las normas. No solo se limitan a observar, sino también a increpar, amenazar o grabar en video (y difundir en las redes sociales) a la persona que paseo fuera de los horarios permitidos. Pero, ¿Grabar a una persona incumpliendo presuntamente la desescalada es delito? La clave está en el artículo 18 de la Constitución española: “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin el consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito”. Esto significa que las grabaciones en vía pública no suponen un delito contra la intimidad de la persona y no es penalmente perseguible. Nuestra jurisprudencia solo interpreta la necesidad de consentimiento del titular de las imágenes en grabaciones clandestinas en domicilio o lugares privados. Vale, no es delito, pero ¿Es algún tipo de infracción? Pues sí, el hecho de grabar imágenes en la vía pública y después subirlas a las redes sociales puede vulnerar nuestro derecho a la propia imagen (que no supone ilícito penal pero si es perseguible por vía civil). Esta infracción, está recogida en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen así como al Reglamento 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos. ¿Qué puedo hacer si me graban en la vía pública y lo difunden en redes sociales? ¿Y por Whastapp? Es importante ver si la grabación permite identificar a la persona o no:
  • Si en la grabación se identifica claramente al infractor, esto supone una intromisión a sus derechos y puede plantear una demanda ante quien lo ha grabado.
  • Si la grabación no permite la identificación de la persona, no estaríamos ante una vulneración de derechos.
También hemos de ser muy cuidadosos respecto a la información, fotografías y videos que enviamos por medio de Whatsapp, ya que si suponen un daño moral grave para la persona a la que estamos exhibiendo, estaremos ante un supuesto de intromisión ilegítima y podemos solicitar la retirada de dicho material y la indemnización de daños y perjuicios que nos corresponda. Debemos siempre obrar con el máximo respeto a la normativa y si de verdad queremos ayudar y hacer cumplir la ley, esas imágenes (si son tan graves y se consideran delictivas) deben comunicarse a las autoridades y no ser publicadas en Facebook o Twitter.
La infracción, esa de la que alardeamos haber “cazado” y pedimos una justicia gratuita en las redes sociales, pasa a ser realizada por nosotros, atentando contra la imagen de las personas y pudiendo ser demandados por una posible vulneración del derecho al honor.
   

Publicaciones relacionadas

1er Podcast E&J “Conflicto entre blockchain y normativa de protección de datos”

Disponible el primer podcast emitido por Economist & Jurist en su nueva sección. En esta pieza hablo de la tecnología blockchain y su impacto en la protección de datos:
Blockchain y derecho al olvido, el dilema del Responsable de Tratamiento y las incidencias en los sistemas IoT (Internet of things).

Análisis jurisprudencial. Códigos fuente y Open Source

Análisis de la jurisprudencia en base al tratamiento de los códigos fuente y las licencias Open Source en los programas y apps. Contenido de obligada lectura si estás desarrollando o adquiriendo código fuente y deseas saber cómo se regula.

Regulación de los algoritmos y códigos fuente. Análisis legal.

Los códigos fuente plantean ciertas dudas en cuento a su regulación, así como la protección de los algoritmos. Conoce como se regulan estas figuras a lo largo de este artículo de análisis legal.

Boletín informativo ERHARDT octubre 2020. Smart work.

  El boletín de octubre que cada mes edita ERHARDT, va dedicado al smart work y a la regulación del teletrabajo. Puedes leer el artículo completo y el boletín en el enlace de abajo. El smart work, ha venido para quedarse y constituye una de las grandes soluciones...

Boletín informativo ERHARDT noviembre 2020. Privacidad y tecnología.

Colaboro activamente en el boletín que cada mes, ERHARDT edita para sus clientes y proveedores. En esta ocasión hablo de privacidad y tecnología, en aplicación del derecho al olvido del artículo 17 del RGPD a las redes blockchain. Puedes leer el artículo y el boletín...

Jornada sobre smart cities y e-mobility. Diputación Alicante.

Jornada de diálogo entre expertos y jóvenes en las que se debate acerca del futuro digital de la provincia, proponiendo ideas de mejora e incentivación en las Administraciones e instituciones. El e-mobiliy es una pieza clave en las smart cities, en las que se analizó...

Reflexiones sobre la protección de datos en la blockchain

Conflicto entre la tecnología blockchain y la normativa de protección de datos. Eva María Hernández Ramos   I.- Introducción. Blockchain muestra, entre sus múltiples ventajas, la inmutabilidad de los ficheros registrados en la red o la descentralización de los...

¿Cómo registro una idea para que no me la copien?

¿Os habéis preguntado cómo se protegen vuestras ideas? Muchas veces me encuentro con la misma duda de mis clientes; me han plagiado la idea, ¿Qué hago? Inventan una nueva idea sobre una aplicación o desarrollo, pero no saben cómo protegerlo.  Las ideas no son...

Participación en INNOLUCENTUM Alicante, como experta en derecho de la innovación.

¿ Qué es Innolucentum? Son diálogos sobre tecnología e innovación promovidos por la Diputación de Alicante hacia los jóvenes, con el fin de integrarlos en las decisiones políticas de la provincia. ¿Qué temáticas abarca? La jornada del 28 de octubre de 2020 se centró...

Las 5 respuestas sobre el futuro de la Educación post covid-19

El Covid-19 ha supuesto un enorme reto para la Educación escolar, universitaria y privada. ¿Ante que preguntas nos encontramos? Me he atrevido a dar mi visión sobre el tema:...

Su autora, Eva María Hernández, exime cualquier responsabilidad que pueda originarse en  cuanto a la integridad, la exactitud y la actualización de los textos, contenido y modelos aportados en sus estándares.

El contenido de estos artículos es fundamentalmente informativo y didáctico. No reemplaza ni sustituye al consejo personalizado, y en ningún caso se debe considerar sustitutivo o alternativo de las legislaciones y normativas ni del consejo profesional en cada caso individualizado. Los artículos funcionan como ejemplo que deberá adaptarse a cada caso concreto.

Limitación de responsabilidad: salvo que lo disponga expresa e imperativamente la ley aplicable, en ningún caso la autora será responsable por cualesquiera daños resultantes, generales o especiales (incluido el  daño emergente y el lucro cesante), fortuitos o causales, directos o indirectos, producidos  en conexión con sus publicaciones, incluso si la autora  hubiera sido informada de la posibilidad de tales daños.