Warning: Illegal string offset 'file' in /home/customer/www/evahernandezramos.com/public_html/wp-content/plugins/monarch/core/functions.php on line 1409

PUBLICACIONES

Know how

Éramos ricos y no lo sabíamos.

19 Mar, 2020
“El nivel de contaminación ha disminuido significativamente tras la bajada de producción ante el Covid-19”.
Y fue con esta noticia de la NASA y la Agencia Espacial Europea, con la que comencé mi día ycon un sentimiento agridulce de que en la naturaleza todo vuelve a su lugar. El brote del COVID-19 no solo ha descendido los niveles de contaminación de China, el gigante asiático que despuntaba como potencia económica, sino que ahora también los provocará en Europa con la bajada de la producción generalizada. En nuestra sociedad actual, nos hemos acostumbrado (muchos de nosotros) a vivir en un estado permanente de cuasi abundancia, de comodidad, de seguridad, inercia, del “nunca pasa nada”. Hace días Irene Montero lanzaba el alegato de que quería volver a casa “sola y borracha”, refiriéndose a la necesidad de libertad ante la violencia, llamada “machista”, aunque mi opinión al respecto la dejaremos para otro artículo. Mientras, en otras partes del mundo, las personas no desean volver a casa solas y borrachas. Más que nada porque quizá lo único que quieren es una casa. Personas que se juegan la vida por huir de la guerra sin nada en los bolsillos, de llegar a un país donde los tachan y crucifican por ser extranjeros, por vender su alma a cambio de una patera que los lleve a la costa, por ver el mar sentados en la orilla, dormir sin preocupaciones, vivir sin temor a la muerte. Y ahora somos nosotros los que ante una amenaza nos libramos en batalla por el último cartón de leche de Mercadona, criticamos a Donald Trump por llamar al coronavirus “enfermedad extranjera” y ver como más de 60 países nos cierran la frontera, así, sin despeinarnos, con alevosía, además. Cuando no nos hemos dado ni cuenta de que nuestra situación no se asemeja ni por asomo al drama que el mundo sufre REALMENTE y…diariamente. Estamos tan acostumbrados al producto televisivo que nos hemos hecho inmunes a este tipo de cosas. ¿No os habéis dado cuenta de cómo hablan de la muerte en algunos programas de televisión y en cuestión de segundos se levantan y se ponen a anunciar colchones viscoelásticos sin el menor signo de debilidad? Vivíamos en una sociedad egoísta, de postureo, de brilli-brilli y selfies con filtros. Un lugar en el que éramos ricos y no lo sabíamos, en el que teníamos la fortuna de besar, abrazar, bailar y movernos libremente con miedo a casi nada. Y de un día para otro, ya no podemos reunirnos, salir, o compartir momentos, risas y amores de cerca con nuestros seres más queridos. Y es ahora cuando comienza algo maravilloso, cuando uno de los colectivos menos valorado se arremanga y pierde vacaciones, permisos y comienzan a trabajar por nuestra salud. Cuando dejamos los móviles y comenzamos a echar de menos el olor de nuestros padres, las risas con los hermanos y los momentos felices. Y es cuando el mundo se convierte en recuerdos, en playa, montaña y brisa, en Benidorm de los años 90, en terrazas de verano, en promesas de “nos veremos cuando pase todo esto”. Ya hay tiempo, no hay excusas, retomamos contactos, enviamos mensajes de “como estás” “os quiero”, nos detenemos. He experimentado el gran lujo de darme un baño de agua caliente, tumbarme en el sofá a ver una película, de hablar por teléfono durante horas. He dejado de trabajar, con el gran riesgo a mi economía. He disfrutado del olor de mi té verde matcha, he recordado el perfume de mi padre fallecido, he comenzado a leer un buen libro y a escribir mis pensamientos de cada día. Y es que, os parecerá una broma, pero esto no lo hacía desde hace 3 largos años. No todo es dinero, ahora hemos aprendido que lo importante es la salud y nuestra familia. Sin pesarlo ni quererlo, acabamos de comenzar uno de los retos y experimentos de la era digital: el valor del humanismo. El ciberhumanismo se olvidó de dar valor al ser humano, y es la propia naturaleza humana la que se busca entre sí, nos cuida, empatiza, ayuda, apoya, y se emociona como yo lo he hecho hoy. El ser humano es maravilloso, nunca lo olvidéis cuando volvamos de nuevo a nuestra burbuja digital. Gracias a todos, porque hoy volví a creer en la humanidad. Somos ricos y ahora lo sabemos. Datos de tu interés. Abrir

Publicaciones relacionadas

Las 5 respuestas sobre el futuro de la Educación post covid-19

El Covid-19 ha supuesto un enorme reto para la Educación escolar, universitaria y privada. ¿Ante que preguntas nos encontramos? Me he atrevido a dar mi visión sobre el tema:...

Tertulia “Recuperación” El Turista digital

https://www.youtube.com/watch?v=87Cr8OORH80

¿Cómo nos reconstruimos tras el covid-19?

Estamos viviendo unos momentos tan históricos como duros, que podremos superar desde una doble perspectiva; Desde la emotividad; con el recuerdo a todos aquellos que hemos perdido y con la construcción de una nueva carta social, el valor de lo humano y la conexión con...

¿Nos van a limitar con un pasaporte “coronavirus”?

  Los anticuerpos de Covid-19 y su capacidad de inmunizar. La pandemia llegó tan deprisa como las medidas adoptadas para garantizar el confinamiento de la población, pero es ahora cuando estamos barajando las mejores medidas para facilitar la vuelta al trabajo y...

Las “coronaestafas”, artículo de prensa.

Artículo dedicado a los nuevos delitos cometidos telemáticamente en época de coronavirus: Las coronaestafas. Artículo Radio4GBenidorm

Los delitos telemáticos en tiempos de covid-19

  El coronavirus ha agudizado la picaresca de muchos delincuentes y han aparecido nuevas innovaciones en los delitos telemáticos caracterizadas por aprovechar el caos, necesidad y miedo de los ciudadanos. El uso de las nuevas tecnologías no solo ha favorecido la...

¿Es legal la geolocalización de los ciudadanos en estado de alarma?

Lee el último artículo aquí: Radio4 GBenidorm: La geolocalización de los ciudadanos, ¿Es legal?

OKDiario. Coronavirus, alquiler y rebus sic stantibus

OkDiario publica mi artículo sobre coronavirus, alquileres y la clausula "rebus sic stantibus", ¿Debo pagar el alquiler o puedo alegar fuerza mayor? Artículo Eva Hernández Alquiler OkDiario

La “policía de balcón” y las grabaciones en vía pública

La crisis de salud originada como consecuencia del covid-19ha desencadenado un mecanismo constitucional activado tan solo dos veces en la historia de la democracia de nuestro país; el estado de alarma. Y el estado de alarma ha desatado toda suerte de críticas,...

¿Quién vigila a quien nos vigila? Islam news Ceuta

Mi reciente artículo sobre las fake news y la forma de vigilar las publicaciones para controlar los bulos, han suscitado dudas sobre cómo se controla ese proceso y quien controla a quien nos vigila. Puedes leer el artículo en Islam News de Ceuta: Islam News....

Su autora, Eva María Hernández, exime cualquier responsabilidad que pueda originarse en  cuanto a la integridad, la exactitud y la actualización de los textos, contenido y modelos aportados en sus estándares.

El contenido de estos artículos es fundamentalmente informativo y didáctico. No reemplaza ni sustituye al consejo personalizado, y en ningún caso se debe considerar sustitutivo o alternativo de las legislaciones y normativas ni del consejo profesional en cada caso individualizado. Los artículos funcionan como ejemplo que deberá adaptarse a cada caso concreto.

Limitación de responsabilidad: salvo que lo disponga expresa e imperativamente la ley aplicable, en ningún caso la autora será responsable por cualesquiera daños resultantes, generales o especiales (incluido el  daño emergente y el lucro cesante), fortuitos o causales, directos o indirectos, producidos  en conexión con sus publicaciones, incluso si la autora  hubiera sido informada de la posibilidad de tales daños.